Wednesday, February 21, 2007

A rodar, mi amor (aka "Chacarita Incident")

Algunos de Uds saben de mi afición por el running. Esto viene de hace tiempo. El motivo no es el de figurar entre keniatas, como hizo el rubiecito de la foto -y duró dos minutos, dando luego pena, en una ya famosa largada de Boston-. Tampoco deseo reflejar toda la actividad atlética en un ejercicio desmedido del Excel, como ya se ha comentado. Hay una mezcla de satisfacción del deber cumplido, buen estado físico, generación de endorfinas, síndrome del "yo puedo". Es raro sentir que a los cuarenta y un años puedo correr más rápido que a los veinte.

Aquí debiera aclarar: puedo correr más rápido una carrera suficientemente larga. El consuelo de quienes no fuimos veloces es la resistencia en los 42 m o más allá. El peligro es la chapitez atlética que esto genera. Ya volveré sobre este punto, que fue tocado por encima en el blog de Charlotte.

Voy al punto. Anteayer lunes salí de noche a entrenar por un terreno peligroso, esto es, en Jorge Newbery y la vía, pleno circuito de Chacarita (a.k.a. el Trapezoide de las Almas en Pena) cuando un sutil alambre interpuesto a la altura de los tobillos provocó mi rodada. Al lado de la bicisenda -a la que llamaremos el Vietnam en el futuro- y mientras aterrizaba raspándome absolutamente todo, ocurrió lo siguiente.

Una parte de mí verificó la existencia el alambre -y que no fuera paranoia-. En paralelo, algo de mi ánimo estuvo en buscar otros peligros (pozos, péndulos, figuras de Poe, cañas de bambú afiladas, gestores de HHRR, Polonio 214). Una tercera y más avispada parte de mí mismo advirtió el peligro real: una Corte de Irónicos Villeros se acercaba preocupándose por mi salud y salmodiando extraños mantras ("eh, viejita, te caíste, te rompiste todo, eh"). Era obvio que eran los responsables del Heavy Metal.

Deduje que me estaban por chorear, o similar. Lo saben Lovecraft y Stephen King, no hay peor terror que lo desconocido; verifiqué mis raspones, tomé mi MP3 del piso y salí corriendo. Llegué a la vía, volví sobre mis pasos e hice lo que no hay que hacer, atravesé el partido de fútbol del Coro -tenía que mostrar estúpidamente mi condición de Macho Alfa- y fue severamente advertido. Al llegar al kmO elongué, y luego troté hasta llegar a casa, raspado y salvo. Allí aconteció una ducha de pervinox, nuevo non-plus ultra de los Spa. Inventario: nudillos de mano derecha destrozados (lesión ósea maybe), rodillas ambas, codo derecho bastante maltrecho. El ego en estado lamentable. Varios etcéteras.

Moraleja: si el circuito atlético atraviesa una villa, abstente de transitarlo de noche.
O entrega tu ukelele a la Corte de Irónicos Villeros.

8 comments:

Anonymous said...

muy bueno, Kolyken, es un placer leerte, la verdad escribis muy bien.
me mato lo de los villeros y el que "te rompiste todo"
saludos
luis (luisdjar)

Anonymous said...

hola muchacho, que te repongas pronto, tanto física como moralmente. a veces no se sabe cual herida es mas dolorosa...

Con respecto al rubio de la foto: ¿tenés algun link que cuente la historia? Si es en español: mucho mejor.. gracias!
Estebita

Charlotte said...

Sí, sí, el "te rompíste todo" es muy bueno. yo tengo una amiga que le dice al marido a veces "Che, pero estas todo borracho" y me da la misma gracia.
Igual, Koly, qién lo manda? No puede variar de circuitos, a otrs digamos más "user firendly"?

kolyiken said...

Charlotte, es lo de siempre. Para tener más espacio o jardincito nos vamos alejando de barrios lindos, de Palermo -que ya era una bosta anyway-, acumulamos deuda, nos vamos poniendo tecnos, etc. Circuitos friendly te la debo.

Todo esto no es más que otro síntoma de eso que se llama Enturrecimiento Ilícito o Espiral Cretina. Ya hablaremos de eso.

Ramona said...

Yo una vez sufri de una misma caida por barrios más "user friendly" como en Shanishidro, por ej. El paseito del Tren de la Costa está agrietado con raices de arboles semi robustos. Fue una caida muy "chic" sobre rollers pero terminé con la pera abollada por una semana. Igual creo que una caida sobre alambres y otros objetos debe ser incomparable...Cemento del que parece piedra pomez seguro, no?

kolyiken said...

Ramona, es como hacer patito sobre una fuente con Fritolín. 3 días después me saqué las vendas y pasé de vuelta por el mismo circuito, buscando pistas de los homicidas.

Sólo estaban los muertos.

Angelus said...

Y las rodillas? Yo me caí en mh, noviembre? diciembre? y todavía lo sufro en la rodilla izquierda, además de una cicatriz suicidal-style en la muñeca del mismo lado.

Por suerte donde vivo es el paraíso de la seguridad, uno puede correr donde sea a cualquier hora (sí, eso existe) Como sea, que te mejores.

kolyiken said...

Las rodillas también, pero menos. A ocho días sigo dando pena. Los nudillos son un lugar heavy para cicatrizar.